Más de 7500 artículos disponibles en stock
🎄 Devolución posible hasta 31.01.2023
Tu distribuidor de artículos para la astronomia
Conocimientos

Oculares

Clásicos o sin límites: motivos por los que elegir el modelo adecuado es esencial y un alto factor de aumento no siempre es la mejor solución.

Teleskop Okular Frontal Nah

¿Para qué sirve cada ocular?

El catálogo de oculares para aficionados a la astronomía incluye una gran diversidad de tipos y modelos. Con tanto término especializado (campo visual aparente, distancia focal, pupila de salida, etc.) es difícil saber cuál es el ocular adecuado. Para ayudarle, hemos resumido los diferentes tipos, con sus ventajas e inconvenientes.

Los oculares son, por así decirlo, lupas encargadas de ampliar la imagen intermedia que se genera en el telescopio. En principio, estas lupas oculares pueden estar compuestas por una única lente. Sin embargo, cómo deben poder alcanzar diferentes tamaños de campo visual, los oculares necesitan una combinación de lentes a una determinada distancia. Por supuesto, a esto hay que sumarle un relieve ocular cómodo y la corrección de los fallos de la imagen. Por último, no hay que olvidar la montura que sujeta las lentes, que se conoce como casquillo.

Kellner, todo un referente en innumerables sets de telescopios

Kellner, todo un referente en innumerables sets de telescopios

Los oculares Kellner presentan tres lentes y ofrecen un campo visual aparente de unos 45º. Como las lentes oculares están pegadas y, en su unión, generan una lente acromática, apenas reproducen aberraciones en el color.

Los oculares Kellner se pueden utilizar para observaciones a factores de aumento altos con telescopios con una relación de apertura de 1:10. En los reflectores Newton, el límite está en una relación de apertura de 1:5, en cuyo caso es mejor recurrir a los oculares Plössl.

Oculares ortoscópicos: expertos en planetas

Oculares ortoscópicos: expertos en planetas

Los oculares ortoscópicos integran cuatro lentes, de las que dos tienen curvatura biconvexa y una bicóncava. Ofrecen una elevada nitidez tanto en el centro como en los márgenes. Por eso son un accesorio tan interesante para la observación de planetas y estrellas binarias. Su ventaja es que presentan un campo visual plano.

La escasa pérdida de luz es otro punto a favor de estos oculares. Su campo visual aparente es de entre 40 y 45º.

Plössl: todoterrenos tan asequibles como populares

Plössl: todoterrenos tan asequibles como populares

Los Plössl son oculares astronómicos estándares que cualquiera puede permitirse. Suelen incluirse en muchos kits de accesorios.

Estos oculares siempre están formados por 4 lentes dispuestas en 2 parejas que van pegadas entre sí, dando lugar a una óptica acromática, es decir, que solo reproduce una pequeña aberración cromática.

Sin embargo, cuando la distancia focal es corta, su relieve ocular suele resultar problemático. Eso significa que las lentes del ojo son tan pequeñas, que hay que pegarse mucho al ocular. En este rango de distancias focales es más recomendable utilizar otros oculares.

El campo visual visible es de unos 50°.

Huygens: un antiguo clásico

Huygens: un antiguo clásico

Estos oculares están compuestos por dos lentes que ofrecen un campo visual aparente relativamente pequeño. Como las lentes no están pegadas, son aptas para protección solar a través del telescopio. Esta construcción es una de las más antiguas y cada vez son más difíciles de encontrar en los juegos de accesorios de los telescopios. Su campo visual aparente es de unos 40º.

Erfle: la madre de los oculares grandes angulares

Erfle: la madre de los oculares grandes angulares

Los oculares Erfle ya no se incluyen en los catálogos de accesorios, porque esta construcción en sí ya no existe. Sin embargo, los principios de su diseño constituyen los cimientos de muchos oculares grandes angulares. Se puede decir que los oculares modernos son un desarrollo inspirado en el diseño Erfle. Se trata de oculares de cinco lentes con campos visuales aparentes de hasta 68°.

Oculares Long-Eye y Long-View

Estos oculares han ganado popularidad en los últimos años. Basta con echar un vistazo rápido en el maletín de accesorios de cualquier aficionado a la astronomía; siempre aparece algún modelo de este tipo. Si bien estos oculares no pueden clasificarse bajo una categoría en concreto, hay una característica por la que destacan particularmente: a cortas distancias focales siempre ofrecen un gran relieve ocular de alrededor de 16 a 20 mm, por lo que resultan muy cómodos. Lo bueno es que son idóneos para quien usa gafas, pero también para quien no.

Nagler: la gama alta para observación

Los oculares Nagler son un diseño propio del fabricante TeleVue. Están compuestos por diferentes parejas de lentes que van pegadas entre sí. Normalmente cuentan con siete lentes, aunque también hay modelos con menos. Estos oculares permiten ver una porción gigante del cielo. Con ellos uno tiene la sensación de flotar por el cosmos. Y todo gracias, en gran parte, a un campo visual aparente colosal de 80°.

Además, estos oculares reducen los fallos en la imagen, como la coma o las distorsiones. En la práctica, esto significa que las estrellas se ven nítidas hasta el borde, incluso con los telescopios más luminosos.

Cómo observar más con un factor de aumento pequeño

¿Tiene un telescopio con un enfocador de 2"? ¿O acaso planea comprar un telescopio nuevo? En ese caso le recomendamos uno con un enfocador de 2", porque ofrecen una perspectiva completamente nueva del cielo.

Antes solo se hablaba de oculares de 1,25", es decir, oculares compatibles con cualquier telescopio. Sin embargo, entre las ópticas más grandes, con apertura a partir de 150 mm, también encontramos enfocadores de 2". Pero ¿qué ventajas ofrecen los oculares de 2"?

¿Vistas sin límites?

En primer lugar, estos oculares son notablemente más grandes y también más pesados que los modelos más pequeños de 1,25". Cabe destacar el diafragma de campo, considerablemente más grande, que no limita tanto el paso de los rayos como los oculares más pequeños, y permite disfrutar de un campo visual mucho más amplio. De hecho, hay oculares que ofrecen campos visuales de más de 100°. Mirar a través de uno de ellos es como mirar al infinito sin obstáculos, da la sensación de que el oscuro cielo nocturno es interminable. Hasta que uno no mueve los ojos y acaba topándose con el borde del campo visual, no hay ningún límite a la imagen. Otra ventaja de estos oculares es que son muy cómodos de usar. La lente del ojo es enorme y garantiza una observación particularmente relajada.

¿Con qué objetos se pueden usar oculares de 2"?

Estos oculares son particularmente interesantes combinados con distancias focales largas, por ejemplo, distancias de entre 20 y 40 mm: así se trabaja con un factor de aumento pequeño y un campo visual grande. Por eso estos oculares son muy recomendables para la observación del cielo profundo.

En definitiva, los oculares de 2" son el accesorio ideal para disfrutar de galaxias tenues o nebulosas extensas. No obstante, también son muy útiles para otra finalidad: la búsqueda de objetos celestes.

Oculares recomendados

Cómo encontrar objetos con un ocular gran angular

Imagínese que quiere buscar una galaxia con su telescopio. Pese a disponer de un buscador, no tiene del todo claro si la galaxia está realmente “encuadrada”, porque este tipo de objetos no se puede ver a simple vista. Por suerte, ha metido en la mochila un ocular gran angular de 2", que cubre una porción de unos 2° del cielo (el equivalente al diámetro de cuatro lunas llenas). Al disponer de un campo visual tan grande, encuentra la galaxia directamente en el ocular y puede colocar el objeto de su observación justo en el centro.

Campo visual grande: por qué a veces puede resultar confuso

El campo visual que se puede observar con el ocular desempeña un papel fundamental. Los oculares actualmente disponibles alcanzan unos valores de entre 45 y 110°.

Sin embargo, esta cifra hace referencia al campo visual aparente del propio ocular, es decir, el ángulo que se puede visualizar a través de él. Pero estos campos extendidos pueden dar lugar a error. Y es que el campo visual aparente dista mucho de aquel que realmente percibimos.

Todo se debe al telescopio. Dependiendo del factor de aumento que usemos podremos alcanzar diferentes campos visuales reales, distintos a los datos teóricos. Es relativamente fácil calcular el campo visual real del cielo a partir del campo visual aparente del ocular.

Cómo calcular el campo visual real

El factor de aumento del ocular en el telescopio:

Factor de aumento = distancia focal del telescopio/distancia focal del ocular

  • Por ejemplo, si usamos un telescopio con una distancia focal de 1000 mm y un ocular de 10 mm:
  • 1000 mm/10 mm = factor de aumento de 100

Cálculo del campo visual real:

Campo visual real = campo visual aparente/factor de aumento

  • Por ejemplo, con un ocular Super Plössl como campo visual aparente de 52°:
  • CVr = 52° / 100x = 0,52° = 30’

La porción de cielo que podremos observar en este caso sería de 0,5° o 30 minutos de arco.

A modo de comparación, el diámetro del disco de la Luna ocupa 30 minutos de arco en el cielo. He aquí una tabla con los diferentes campos visuales:

Ocular
Campo visual aparente
Factor de aumento
Campo visual real
Kellner
40°
120x
0,3°
Plössl
50°
120x
0,4°
Super Plössl
52°
120x
0,43°
Ultra gran angular
66°
120x
0,55°
Panóptico
68°
120x
0,56°
Nagler
82°
120x
0,68°

Cómo calcular el campo visual aparente de un ocular cuando no se conoce el dato

Basta con medir el diámetro del diafragma del campo visual en la parte inferior del ocular. Para ello, primero retire el casquillo insertable y así podrá determinar sin problemas el paso libre del diafragma. El segundo valor que necesitamos conocer es la distancia focal, que podremos encontrar en el ocular. Con la siguiente función inversa de la tangente se puede determinar el campo visual:

Campo visual aparente = mitad del diafragma del campo visual/distancia focal del ocular tan-1
No se indica el diafragma del campo visual completo, sino solo la mitad.
Después, el resultado se multiplica por dos.

Ejemplo
En el caso de un ocular Plössl de 12,5 mm de distancia focal se mide un diafragma de campo visual de 12 mm. Se introducen ambos datos en la fórmula, dividiendo el diámetro del diafragma por la mitad, y se obtienen 6 mm.

  • 6 mm/12,5 mm tan-1 = 25,6 x 2 = 51°

Otros artículos de interés: