Cesta de la compra
está vacía
Home > Revista > Conocimientos > Conocimientos sobre binoculares > Astronomía con binoculares

Conocimientos

Astronomía con binoculares

¿Telescopio o binoculares? ¡Por qué no ambos! Algunos objetos son más divertidos de observar con los binoculares. Además, con ellos todo es más rápido.

Fernglaeser Drei Nikon Kowa Holz Liegend.jpeg

Nos abrigamos, sacamos los prismáticos, y ¡a mirar las estrellas! ¿Cuánto hemos tardado? 2 minutos. Si hacemos eso mismo con el telescopio, entonces necesitamos 30 minutos. Y eso si somos rápidos. En cuanto a la inversión en tiempo, los binoculares ganan siempre y nos permiten centrarnos exclusivamente en la astronomía. Suena genial.

A menudo infravaloramos los binoculares como instrumento para la astronomía. Ofrecen una bonita experiencia de observación tanto si aprovecha un claro en las nubes desde su jardín, como si disfruta de una noche de observación en lo alto de los Alpes.

En este artículo abordamos los siguientes temas:

  • por qué unos binoculares son un complemento genial para su telescopio
  • qué puede observar con ellos en el cielo nocturno
  • qué binoculares son ideales para astronomía
  • recomendaciones concretas de binoculares todoterreno
  • qué binoculares (casi) pueden sustituir a un telescopio

4 motivos por los que unos binoculares a veces pueden ser mejores

Los telescopios y los binoculares tienen sus ventajas e inconvenientes. No se puede sustituir uno por otro, ¡pero se complementan a la perfección!

1. El telescopio de bolsillo

A diferencia de un telescopio, unos binoculares son pequeños y caben en cualquier bolsa. Eso es una clara ventaja cuando va de viaje, sobre todo si no quiere ocupar todo el espacio de su maleta con artilugios astronómicos.

2. Ver más porción de cielo

Con un campo visual de 5-6º, unos binoculares le permiten ver objetos celestes extensos enmarcados en su entorno. Un telescopio con un ocular de 2" alcanza los 2º, ¡menos de la mitad que con los prismáticos! Así que cúmulos estelares como las Pléyades o las Híades son objetivos que solo podrá contemplar en su totalidad con unos binoculares.

3. Orientarse sin tener la imagen hacia abajo

Al principio de sus andaduras astronómicas, muchos observadores olvidan que la imagen que obtienen a través del ocular está invertida horizontal o verticalmente, lo que conduce a error a la hora de buscar en una carta celeste. Sin embargo, los binoculares muestran la imagen del derecho y facilitan la orientación: son un buen compañero de observación.

4. Dos ojos ven más que uno

Observar con los dos ojos es mucho más cómodo. No hay necesidad de guiñar un ojo o de taparlo y la imagen es más natural y plástica. Detectamos más detalles porque un ojo compensa las aberraciones ópticas del otro y, en general, la nitidez y resolución visuales son mejores.

Entonces, ¿qué problema hay con los binoculares? En observación planetaria no se presta atención a ningún detalle, porque son demasiado pequeños. Tanto los planetas como los cráteres de la Luna son objetos que debemos observar a través del telescopio: necesitamos muchos aumentos para poder identificar detalles. El telescopio también es mejor instrumento para la observación de objetos tenues del cielo profundo, ya que presentan una apertura mucho más grande con mucha más capacidad para captar luz. ¡No obstante, los objetos del cielo profundo luminosos se ven genial a través de unos binoculares!

Un fiel compañero para sus noches de observación en su lugar favorito Un fiel compañero para sus noches de observación en su lugar favorito

Estos son los objetos celestes que puede observar

Hay más de 100 objetos celestes que merece la pena observar con binoculares: cúmulos estelares abiertos, nebulosas luminosas o algunas galaxias, entre otros. Recorrer la Vía Láctea con los prismáticos durante una cálida noche de verano es una de las experiencias más bonitas que se puede imaginar. Otro objetivo para binoculares son las estrellas binarias, en cuyo caso deberá ayudarse de un trípode para estabilizar la imagen y poder captar los dos componentes.

En general, la observación con binoculares es un éxito siempre que no se necesite ni un factor de aumento alto ni una apertura grande. He aquí un par de ejemplos.

Pléyades con efecto "wow"

El cúmulo estelar de las Pléyades es tan luminoso que se puede ver claramente a simple vista, pero con unos binoculares con factor de aumento x10 se convierten en un auténtico espectáculo: montones de estrellas brillantes rodeadas por el manto azul claro que irradian las estrellas principales. Si quiere recurrir a la astronomía para impresionar a alguien, muéstrele las Pléyades con los prismáticos. ¡No encontrará otro objeto celeste con semejante efecto "wow"!

El pesebre celeste

El cúmulo estelar M44, a unos 610 años luz de distancia, es conocido por nombres tan sugerentes como Praesaepe, Pesebre celeste o Colmena. Tras las Pléyades, es el segundo cúmulo estelar más luminoso y el más cercano a la Tierra. En lugares oscuros, el Pesebre se puede apreciar a plena vista, si bien con unos binoculares podremos distinguir sus estrellas individuales.

Estrella binaria Mizar y Alcor

La estrella binaria más famosa del cielo nocturno se encuentra en la constelación de la Osa Mayor. En cuanto divise la estrella central en la cola no tardará en identificar a su compañera, Alcor, que podrá ver mejor con unos binoculares. Y si son unos 20x80 descubrirá una sorpresa: Mizar es un sistema binario en sí misma; use un trípode para distinguir el segundo componente.

Régulo en Leo

Régulo, la estrella principal de la constelación de Leo, es una observación un poco más ambiciosa. ¿Sabía que también es una estrella binaria y que puede verla con unos prismáticos? Esta estrella blanco-azulada es cerca de 3,5 veces más grande que el Sol y tiene una temperatura superficial de 12 000 Kelvin. Esta bola de gas a 77 años luz gira alrededor de su propio eje en tan solo 15 horas, por eso se ve aplanada. A una distancia de 175", si usa unos binoculares de 10Χ50, podrá ver a su compañera anaranjada de 8 mag.

Aquí encontrará más objetivos para sus observaciones:

Astronomía con binoculares: los 10 objetos más bellos para observar en el cielo primaveral

El cometa Lovejoy visita las Pléyades. Foto: Cristian Fattinnanzi El cometa Lovejoy visita las Pléyades. Foto: Cristian Fattinnanzi

Qué binoculares son aptos para astronomía y por qué

En muchos hogares hay unos prismáticos guardados en algún cajón. Si es su caso, entonces vamos por el buen camino... Puede usarlos esta misma noche para observar: siempre verá más que a plena vista.

Aunque, como es obvio, no todos los binoculares son adecuados para la observación del cielo nocturno. Entonces, ¿qué propiedades cualifican a los prismáticos para uso astronómico?

Solo para cielos oscuros: los clásicos 7x50

Los prismáticos de 7x50 con prismas de Porro son clásicos que gozan de gran popularidad. Este tipo de modelo es voluminoso y no siempre ligero, pero resulta cómodo de usar en la mano y, dado que tiene un factor de aumento limitado, ofrece una imagen estable. Este instrumento tiene sus limitaciones si se usa para observación astronómica, porque solo funciona si el cielo está muy oscuro. ¿Por qué?

Más apertura: captar luz para generar una imagen clara

Los astrobinoculares perfectos ofrecen un equilibrio entre diversas características en conflicto: por un lado está la apertura, es decir, el diámetro de las lentes frontales o de los objetivos. Este parámetro viene designado en la segunda cifra del instrumento: 50 mm en el caso de unos 7x50. A mayor apertura, mayor será la capacidad de captación de luz y, por ende, más estrellas y objetos tenues podrá observar. Entonces, ¿cuál es el problema?

La luz debe llegar hasta el ojo

Con el diámetro de la lente frontal también crece la pupila de salida, que es un pequeño disco luminoso que podemos ver en el ocular si colocamos los prismáticos contra una superficie clara uniforme, como el cielo encapotado. La pupila de salida no debe ser más grande que la apertura del ojo, ya que, de lo contrario, la pupila del observador oscurece el haz de luz saliente y, en consecuencia, no podrá aprovechar toda la apertura de los binoculares. ¿Y a quién le apetece cargar con unos prismáticos de 50 mm si solo va a usar 40? Pero la segunda desventaja de una pupila de salida grande es aún peor: aclara el cielo e impide ver estrellas y nebulosas tenues. Por eso, los binoculares de 7x50 con una pupila de salida de 7 mm requieren de un cielo bien oscuro.

Solo para cielos oscuros: los clásicos 7x50 Solo para cielos oscuros: los clásicos 7x50

Los binoculares todoterreno perfectos

El equilibrio entre apertura y factor de aumento

¿Cómo se puede reducir la pupila de salida? Con un mayor factor de aumento, que es la primera cifra en la designación de los binoculares. Así, por ejemplo, en unos 10x50, es decir, con un factor de 10, la pupila de salida se reduce a unos adecuados 5 mm. Esto tiene su razón de ser por otro motivo: la apertura de la pupila del ojo humano es limitada y, de hecho, se va reduciendo con la edad. Por eso, para la mayoría de las personas no se deberían superar los 5 mm.

Aumentos altos solo sobre un trípode

Observar a 10 aumentos con los binoculares en la mano es posible, pero cuesta más estabilizarlos que con un factor de 7, ya que cualquier temblor de la mano se deja notar en la imagen. Los factores por encima de los 10 aumentos son inviables a pulso para la mayoría de los observadores: la inestabilidad de la imagen echa a perder lo que se gana en detalles. En este caso es recomendable acoplar un adaptador para trípode fotográfico.

Dónde consultar el campo visual

Cada instrumento ofrece un campo visual determinado, que viene dado por el diseño óptico. Cuanto más grande sea el campo visual, más porción de cielo verá a través del ocular. Este parámetro se expresa en metros a 1 km de distancia, por ejemplo, 124 m de visión a 1000 metros. En el caso de los telescopios el campo visual angular se expresa en grados, lo que constituye una mejor solución cuando se trata del cielo. La conversión es muy sencilla: solo hay que dividir el campo visual en metros por 1000 metros por el factor 17,5; así, 1º equivale a 17,5 metros a una distancia de 1 km. Siguiendo el ejemplo anterior, un campo visual de 124 metros a una distancia de 1 km equivaldría a un campo visual de más de 7º en el cielo, ¡un valor nada desdeñable!

Otras características de unos buenos binoculares

Aparte del campo visual, hay otras características de calidad importantes que nos ayudan a distinguir unos binoculares buenos de otros más mediocres. Criterios como la transmisión lumínica, la aberración cromática o la nitidez en los bordes son decisivos de cara al disfrute durante la observación y a lo que ve realmente a través de los oculares. Conocer estos criterios le ayudará a encontrar los binoculares adecuados.

Más sobre la calidad óptica de los binoculares en nuestra base de conocimientos sobre estos instrumentos

Todo a la vista en un campo visual de 6º Todo a la vista en un campo visual de 6º

3 binoculares para unas noches de observación inolvidables

Además de las características antes descritas, le lanzamos un par de recomendaciones concretas. Decídase por unos binoculares todoterreno con buenas propiedades astronómicas o por unos específicos para astronomía (en este caso tenga en cuenta que también necesitará un adaptador para trípode y un trípode fotográfico).

Binoculares con prisma de techo de 42 mm: los prismáticos astronómicos todoterreno

Unos 8x42 con prisma de techo son unos excelentes astrobinoculares todoterreno, compactos, ligeros de transportar y usar y, gracias a su factor de aumento moderado, poco propensos a la desestabilización de la imagen. La pupila de salida, de unos 5 mm, también es apta para poder observar bajo el iluminado cielo de la ciudad. Es nuestra primera recomendación si también quiere usar sus binoculares para observación terrestre.

Binoculares 8x42 disponibles en nuestra tienda

Su diseño con prisma de techo le confiere al instrumento una gran ligereza y un tamaño compacto que podrá usar con un factor de aumento de hasta 10. Lo mejor es que antes de comprar haga una prueba para ver si puede manejarse correctamente con estos aumentos. La pupila de salida se reduce a unos 4 mm, así que podrá apreciar más detalles sobre objetos como la Luna.

Binoculares 10x42 disponibles en nuestra tienda

Los 8x56 son auténticos especialistas en cielos oscuros, ya que captan el doble de luz que los 8x42. La pupila de salida crece en este caso hasta los 7 mm.

Especialista en cielos oscuros: Omegon Hunter 8x56 con elementos ED Especialista en cielos oscuros: Omegon Hunter 8x56 con elementos ED
Binoculares con prisma de Porro de 50 mm: un portento astronómico

Los prismáticos de Porro de 10x50 son un auténtico portento astronómico. Aunque dado su alto factor de aumento y su peso, no son tan fáciles de estabilizar como unos de 8x42 con prisma de techo. Apoyados o colocados sobre un trípode, estos binoculares muestran una gran riqueza de detalles en cúmulos estelares, como las Pléyades o el Pesebre. La pupila de salida es de 5 mm, por lo que los cielos de los suburbios urbanos no supondrán ningún problema.

Binoculares 10x50 disponibles en nuestra tienda

Los prismáticos de 12x50 con prisma de Porro ofrecen una imagen más nutrida, pero no se pueden sujetar en la mano. La pupila de salida se reduce a 4 mm, con lo que la resolución y la riqueza de detalles son enormes. Recuerde llevar consigo un trípode y un adaptador compatible o, de lo contrario, la inestabilidad de la imagen le dejará fuera de juego.

Binoculares 12x50 disponibles en nuestra tienda

Los binoculares de gran formato para astronomía suponen un salto cualitativo en términos de resolución. Estos se usan siempre con trípode; algunos incluso ofrecen un visor angular a 45 o 90° y son aptos para observaciones cerca del cénit.

Binoculares de gran formato: el no va más de los prismáticos para astronomía

Los binoculares con apertura mínima de 70 mm captan muchísima luz; en el caso de los de 70 mm es casi el doble que con un instrumento de 50. Además, una apertura grande tiene otra ventaja, y es que la resolución es mayor, lo que ayuda para la observación de objetos como las estrellas binarias.

Los binoculares de gran formato aumentan la imagen mucho más que los binoculares todoterreno; un factor de 15 o 20 resulta manejable y ayuda a mantener el tamaño de la pupila de salida bajo control. Los binoculares de gran formato de 15x70 tienen una pupila de salida de 4,6 mm, no mucho más grande que la de unos todoterreno de 10x42, que es de 4,2 mm. Por eso también son aptos para usar bajo cielos con contaminación lumínica.

Los binoculares con muchos aumentos deben usarse obligatoriamente con trípode para poder apreciar correctamente la riqueza de detalles y no sufrir las consecuencias de una imagen inestable. La mayoría de los binoculares de gran formato llevan integrado un adaptador para trípode o permiten acoplar uno externo, mientras que los prismáticos más ligeros solo necesitan un trípode fotográfico. Si opta por unos binoculares grandes, le recomendamos que se haga con un trípode estable con cabezal para vídeo o, preferiblemente, con una montura de horquilla.

Binoculares de gran formato de 70-80 mm disponibles en nuestra tienda

Trípodes

Cabezales de vídeo

Objetos nítidos cerca del cénit: visor en ángulo para aficionados a la astronomía

Si se hace con unos binoculares todoterreno o compactos, un adaptador para trípode y un trípode fotográfico estará bien equipado para un safari nocturno por el firmamento. Conseguirá una imagen estable y nítida y podrá disfrutar de la experiencia. Al menos hasta que intente observar algún objeto que esté muy alto en el cielo. Entonces se dará cuenta de que apuntar hacia el cénit con unos binoculares es de todo menos cómodo. Y es que mantener una postura cómoda durante la observación es tan importante como la calidad de la óptica. Si observamos relajados, vemos más.

La solución a este problema son los binoculares con visor en ángulo de 45 o 90º. Estos prismáticos de gran formato que se deslizan suavemente sobre una robusta montura de horquilla y un trípode pesado son lo mejor para disfrutar de cómodas sesiones de observación con los dos ojos. Le mostrarán todo el cielo desde el horizonte hasta el cénit con un factor de aumento de entre 20x y 40x que le abrirá las puertas a un mundo colmado de detalles. Sin embargo, estos instrumentos no están pensados para llevar en el bolsillo; en lo que a la facilidad de transporte y al precio respecta, son más parecidos a los telescopios. De hecho, hay observadores para los que estos binoculares bien pueden sustituir al telescopio.

Binoculares de gran formato de 100 mm disponibles en nuestra tienda

Monturas de horquilla

Lista de comprobación: 7 aspectos a tener en cuenta

¿Tiene ganas de probar la astronomía con binoculares? Con esta lista de comprobación le ayudamos a elegir el instrumento adecuado:

  • Apertura: 42-50 mm para manejar en la mano, 70-80 mm para usar con trípode, hasta 100 mm para usar con una montura de horquilla más estable
  • Factor de aumento: 8x-10x para manejar en la mano, aumentos más altos para usar con trípode, hasta 40x para binoculares de gran formato
  • Pupila de salida: 4-5 mm, hasta 7 mm para cielos muy oscuros*
  • Campo visual lo más grande posible (preferiblemente 6º o más)**
  • Tratamiento de calidad en las lentes y los prismas para asegurar la máxima transmisión lumínica
  • Disponibilidad de rosca para adaptador para trípode
  • Visor angular a 45 o 90º para mayor comodidad de observación con binoculares de gran formato

* Pupila de salida = apertura/factor de aumento, en el caso de unos binoculares 10x50 sería 50/10 = 5 mm

** Para calcular el campo visual angular en grados, divida el campo visual en metros por 1000 metros entre 17,5

Observaciones en cualquier momento y lugar

Como aficionados a la astronomía nos gusta dedicarnos a ella en cuerpo y alma. Sin embargo, eso no significa que tengamos que pasar la noche entera de observación; a veces, un vistazo rápido al cielo estrellado basta para saciar nuestra sed de astros. Aquí es donde unos buenos binoculares se convierten en el complemento perfecto para el telescopio. Están a mano, no necesitan ningún montaje y ofrecen unas imágenes impresionantes del derecho, sin inversiones boca abajo o en espejo. Expresado de otra manera, ¡nos brindan la oportunidad de observar en cualquier momento y lugar!

Para más información sobre la composición, la elección y el cuidado de los binoculares, consulte nuestra base de conocimientos sobre estos instrumentos.

Sesiones de observación astronómica con binoculares durante todo el año

¿No sabe cuáles serían los binoculares adecuados para usted? Consulte a nuestros asesores: tienen una vasta experiencia en la observación con binoculares y estarán encantados de ayudarle.

08.10.2022
Ofrecemos envíos por todo el mundo
Moneda
Servicios
Asesoramiento
Contacto
Universe2Go