Cesta de la compra
está vacía
Home > La guía del comprador definitiva: telescopios para niños y jóvenes

La guía del comprador definitiva: telescopios para niños y jóvenes

¿Despertar el interés por la astronomía en niños y jóvenes? Motivos por los que es una buena idea y guía de telescopios adecuados para cada edad.

AstroStar/Shutterstock.com

A los niños les encanta la astronomía. ¿Qué puede haber más divertido que explorar el cielo nocturno con un telescopio, una linterna, una brújula y un mapa estelar? Y no viendo documentales precisamente, si no ahí fuera, en plena naturaleza.

5 motivos por los que los niños deberían explorar por su cuenta el cielo nocturno:

  • Estrellas en lugar de móviles: para ver nuestro mundo como realmente es
  • ¿Quién sabe dónde está el Este? Comprender la naturaleza y sus fenómenos
  • La paciencia y el aprendizaje automotivado ayudan a los niños a lo largo de toda su vida
  • Matemáticas, ciencia y tecnología en vivo y en directo
  • ¡Sabrán más que la mayoría de los adultos!

Para que los niños y jóvenes puedan explorar el cielo nocturno, además de un par de libros, lo más importante es un telescopio. Muestra más detalles que los binoculares y la imagen es más estable. Importante: su calidad debe ser suficiente y la dificultad de manejo no debe exceder las capacidades del niño.

No todos los telescopios son adecuados para todas las edades

En el caso de los niños y jóvenes los telescopios reflectores y refractores son igualmente adecuados. Más que la tecnología, lo que realmente importa es que el telescopio se adapte a sus capacidades y, con ello, garantice el éxito de la observación.

Nosotros distinguimos estos grupos de edad:

  • El mejor comienzo para los niños pequeños, de hasta 6 años, es conocer el cielo nocturno jugando, por lo que no necesitan ningún telescopio
  • A partir de 6 años, la mejor opción para encontrar objetos celestes brillantes de manera intuitiva y poder observarlos es un Dobson de mesa con buscador luminoso
  • A partir de los 10 años, los niños se manejan bien con monturas ecuatoriales, que compensan manual o automáticamente la rotación del cielo
  • A partir de los 14 años, pueden empezar a disparar sus primeras astrofotos, para lo que tendrán que aprender a instalar y alinear la montura

Pero no tiene por qué ser fotografía. Un telescopio Dobson, que se instala en un abrir y cerrar de ojos, también sirve para observar miles de objetos, incluso con la ayuda del móvil.

 

Cómo encontrar el telescopio adecuado

Hemos recogido los mejores telescopios para 4 grupos de edad diferentes. Además, son muy buenos productos a muy buenos precios. A la hora de seleccionar todas y cada una de las sugerencias, nuestros asesores han tenido en cuenta su experiencia trabajando con jóvenes.

Aspectos que consideramos relevantes en todos los productos:

  • Manejo sencillo e intuitivo para que prime la diversión
  • Buena calidad óptica para poder apreciar detalles durante la observación
  • Diseños robustos aptos para sobrevivir al aprendizaje a base de ensayo y error
  • Precios asequibles, porque no hace falta gastar demasiado para iniciarse en la astronomía

Compre un telescopio con el que los niños también puedan observar por sí solos. Así, tendrán la diversión garantizada mientras aprenden y desarrollan su autonomía.

Advertencia de seguridad

¡No permita nunca que los niños observen el cielo a través del telescopio o los binoculares sin supervisión durante el día! Un solo vistazo al Sol puede provocar graves lesiones en los ojos o incluso ceguera. Para mayor seguridad, busque un lugar de observación protegido del Sol.

Descubrir jugando: hasta los 6 años

Hasta determinada edad, que ronda los 6 años, la mayoría de los niños no son capaces de ver la imagen en el ocular del telescopio. Pero eso no significa, ni mucho menos, que los niños pequeños no puedan disfrutar de la astronomía. Llévelos de excursión nocturna o de observación al atardecer y muéstreles la Osa Mayor, el Triángulo estival y la Vía Láctea. O aproveche la próxima oportunidad para celebrar la "noche de la lluvia de estrellas". Y, si encima utiliza el equipo adecuado, será el doble de divertido.

Kit de supervivencia SK1 de Levenhuk

Expedición por el Universo: Levenhuk presenta el kit de supervivencia ideal para que los exploradores más pequeños se orienten rapidísimo por el cielo nocturno. Lleva una brújula integrada, con la que aprenderán los puntos cardinales; además, también incluye una linterna, una lupa y un silbato, todas ellas herramientas de lo más útiles aquí, en la Tierra.

Linterna LabZZ F3 de Levenhuk

Todos los niños necesitan una linterna, sobre todo cuando salen a la naturaleza. Solo hay que enganchar el clip al cinturón y partir en busca del mejor lugar de observación. Al ser de metal, esta robusta linterna resistirá las aventuras de las excursiones nocturnas para observar las estrellas.

Brújula DC65 de Levenhuk

Una buena brújula es casi tan importante como un buen guía cuando visitamos un parque natural. Es la herramienta perfecta para que los astrónomos se orienten por el cielo y encuentren los puntos cardinales exactos.

Brújula de National Geographic

Con esta brújula de marcación uno nunca se pierde entre las estrellas. Es realmente precisa para la búsqueda de lugares de referencia, pero también es perfecta para orientarse en el cielo nocturno.

Binoculares infantiles Junior 6x21 de Bresser

Los Junior 6x21 de Bresser son la opción perfecta como primeros binoculares para que los más pequeños empiecen a explorar. Y es que podrán hacerlo ellos solitos. Son del tamaño adecuado para sus pequeñas manos y están protegidos con un revestimiento de goma a prueba de golpes.

ATREK Color 8x21 de Vixen

Es importante que los binoculares sean buenos, pero también que sean unos que los niños puedan manejar por sí mismos. Los ATREK Color 8x21 de Vixen han sido diseñados precisamente para eso. Son manejables, compactos y la distancia interocular está adaptada a los niños. Así podrán adquirir su propia experiencia observando la naturaleza.

Manejo intuitivo: de 6 a 10 años

Los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años necesitan instrucciones y acompañamiento. Enséñeles las constelaciones y busque objetivos celestes brillantes y accesibles, como la Luna o los planetas, para que la experiencia de observación sea satisfactoria y quieran volver a repetirla. Su primer telescopio debe ser sencillo y robusto y no demasiado caro. Si tienen que intervenir constantemente para manipularlo, acabarán perdiendo el interés.

Imagen clara hasta los bordes: este es un requisito imprescindible incluso para los niños. A menudo, los binoculares especiales para niños ofrecen una imagen poco nítida. Pero con los Talron HD 8x26 es otra historia: los paisajes, la Luna y las estrellas se verán perfectamente definidos por todo el campo visual. La distancia interocular se puede ajustar a un mínimo de 52 mm, por lo que también son unos buenos prismáticos para niños.

Dobson N 76/300 de Omegon

Este telescopio es muy pequeño en tamaño, pero no en rendimiento. Con una apertura de 76 mm, recoge 116 veces más luz que el ojo humano. Así que, además de observar al detalle los cráteres lunares, también podrá hacerse una idea de cómo vieron la Luna los astronautas de las misiones Apollo por la ventana de su nave.

Dobson N 76/300 de Skywatcher

¿La idea de una aventura por el Universo le parece interesante? Entonces, el Heritage 76 de Skywatcher es el acompañante perfecto para viajar por nuestro Sistema Solar. Le llevará a la Luna, al gigante Júpiter, con sus 4 lunas colosales, o a Saturno, cuyo sistema de anillos bien merece una visita.

AC 50/360 de Celestron

¿Qué le parecería poder ver los cráteres de la Luna de cerca aquellas noches en las que nuestro satélite se ve especialmente hermoso? Pues nada más sencillo que con el Travelscope AZ 50/360 de Celestron. Se sorprenderá de la cantidad de cráteres y montañas que hay para explorar.

AC 60/700 AZ-1 de Omegon

Este telescopio es ideal para iniciarse en el mundo de la astronomía amateur de la manera más sencilla. Dada su excelente relación calidad-precio, es un regalo genial para niños y adultos. Este aparato es muy intuitivo y se monta rápidamente sin necesidad de herramientas, siempre fiel al lema "montar, acoplar el ocular y observar".

Encontrar objetos celestes interesantes: de 10 a 14 años

A partir de los 10 años, los niños pueden realizar sus propias observaciones y aprender a manejarse con el telescopio, sobre too cuando ya han hecho sus pinitos en el mundo de la astronomía y quieren ampliar sus horizontes de forma independiente. Los objetos del cielo profundo más tenues son objetivos muy interesantes que pueden localizar con ayuda del buscador Radiant y un mapa estelar. Los objetos más brillantes se pueden fotografiar con el móvil o una cámara.

Binoculares con una imagen nítida y enfocada: son ideales para que niños de entre 10 y 14 años exploren la naturaleza y el cielo nocturno. La serie Talron es una auténtica joya entre todos los binoculares, ya que ofrece una alta nitidez de imagen y, además, está rellena con nitrógeno, presenta un diseño moderno y su precio es asequible. Con ellos, la astronomía se convertirá en su afición favorita desde la primera observación.

Dobson N 130/650 de Meade

La Luna, planetas y lejanas nebulosas que flotan entre las estrellas… este telescopio abre las puertas tanto a niños como a mayores hacia todo un universo de objetos celestes. Con una apertura de 130 mm y una montura minidobson de fácil manejo, ponerse manos a la obra será como coser y cantar. Ya desde la primera noche podrán disfrutar de un gran viaje de exploración por las estrellas. 

Dobson Advanced N 152/1200 de Omegon

Con este telescopio se accede a la inmensidad del cielo profundo. Su óptica dispone de una luminosa apertura de 152 mm con la que los más jóvenes podrán descubrir tenues nebulosas o impresionantes y misteriosos cúmulos globulares. Con telescopios a partir de este tamaño se pueden observar infinidad de objetos que, a menudo, se encuentran a miles de años luz de la Tierra.

AC 80/400 AZ-3 de Omegon

El compacto AC 80/400 AZ-3 de Omegon con apertura de 80 mm presenta un tubo corto y una montura acimutal con los que podrá enfocar cualquier objeto celeste o terrestre en pocos instantes. Pese a ser muy fácil de manejar, gracias a su potencia de rendimiento, los jóvenes podrán buscar en el cielo cualquier objetivo que les interese.

AC 90/1000 EQ-2 de Omegon

Este clásico telescopio de lentes de 90 mm no ha llegado a convertirse en un éxito de ventas sin más: resulta que es fantástico para observar los cráteres de la Luna y los anillos de Saturno. Además, incluye una montura ecuatorial y un mecanismo que permite hacer el seguimiento de cualquier objeto celeste. Pero lo mejor es que para los niños es muy fácil de usar. Con él, la astronomía se convertirá en toda una experiencia para todos y cada uno de los miembros de la familia. 

AC 70/900 AZ de Celestron

Este telescopio para principiantes es apto tanto para la observación terrestre como de objetos celestes, como la Luna o los planetas. Se prepara en cuestión de pocos minutos y sin necesidad de conocimientos especiales ni herramientas y su manejo es muy intuitivo. Además, se trata de un aparato especialmente bonito y con acabados realmente esmerados.

Pasión por la observación y la fotografía: 14 años en adelante

A partir de los 14 años, los jóvenes son capaces de aprender y observar por sí mismos, exactamente igual que un adulto. Las monturas ecuatoriales con seguimiento motorizado les permitirán hacer astrofotos de objetos tenues del cielo profundo. Por su parte, las monturas PushTo y GoTo son ideales para buscar aquellos objetos difíciles de encontrar a plena vista. Y con un buen catalejo pueden explorar la Vía Láctea y cúmulos estelares por la noche, y aves al vuelo durante el día.

18- 54x55mm de Omegon

El catalejo con zoom 18-54x55 de Omegon es un instrumento compacto, rápido y ligero para la observación terrestre con el que disfrutar de bellas vistas en los lindes del bosque o en el mundo de las aves, pero con el que también podrá echar un vistazo a las estrellas.

20- 60x80mm de Celestron

El mejor instrumento para ampliar y observar objetos muy lejanos sin necesidad de utilizar oculares ni accesorios son los catalejos. El Ultima de Celestron ofrece un factor de aumento ajustable entre 20 y 60x con el que poder ver objetos lejanos bien brillantes y nítidos.

Juego de trípode Titania 600 de Omegon

¿Un trípode estable y asequible? Sí, existe: el juego de trípode Titania 600 de Omegon, que incluye el cabezal de 3 vías Panorama. Las robustas patas de tubos de aluminio son extensibles y se pueden fijar a diferentes alturas. Pese a su ligereza, soporta hasta 9 kg. Se trata de un trípode apto tanto para fotografía, como astronomía y observación terrestre.

ED 15- 45x60 de Omegon

De noche bajo el cielo estrellado y de día de excursión por las montañas, de senderismo, en el mar o para observar aves: el catalejo ED 15-45x60 de Omegon es compacto y está equipado con una brillante óptica de alta definición que no deja indiferente a nadie. Con él, los jóvenes podrán disfrutar de una vida entera de observaciones.

Adaptador para cámara DSLR de Omegon

La astronomía y la observación de la naturaleza siempre ofrecen imágenes fantásticas. ¿No sería genial si los jóvenes pudiesen capturar esos momentos con su cámara? Todos los aficionados a la fotografía sueñan con retratar con su propio objetivo los escarpados cráteres de la superficie lunar. Para ello, solo hace falta un catalejo ED de Omegon y este adaptador, que sirve para acoplar la cámara y sacar fotos de las que hasta un adulto estaría orgulloso.

N 150/1200 Skyliner de Skywatcher

Con una apertura de 150 mm y una distancia focal de 1200 mm, este Dobson cuenta con una relación de apertura de f/8. Una óptica de estas características goza de una enorme capacidad para captar luz, por lo que, en cielos mínimamente oscuros, permite observar con comodidad algunos objetos del cielo profundo, como la nebulosa de Orión, el cúmulo de Hércules, la galaxia de Andrómeda y, por supuesto, la Luna y los planetas.

N 200/1200 Skyliner de Skywatcher

Este telescopio Dobson dispone de un espejo de 200 mm (8") de diámetro y una distancia focal de 1200 mm y cuenta con una relación de apertura de f/6. Esta óptica de 82 es capaz de captar muchísima luz, por lo que cuando el cielo está oscuro permite observar estrellas tenues de hasta 14 mag y cientos de nebulosas y galaxias.

Push+ mini N 150/750 Pro de Omegon

Normalmente la búsqueda de objetos celestes tenues no es tarea fácil. Pero con el telescopio Push+ Mini eso ya es historia: el smartphone se acopla a la montura y muestra exactamente hacia dónde hay que desplazarse. Es ideal para jóvenes con gusto por la tecnología ya que les permite utilizar su móvil como centro de mandos para navegar por el cielo.

Adaptador para smartphone Easypic Universal de Omegon

Hoy en día todos llevamos encima un smartphone. Su cámara integrada nos puede ayudar a iniciarnos en el mundo de la astrofotografía sin mayores esfuerzos: solo necesitamos este adaptador, que permite acoplar el teléfono al ocular del telescopio. ¡La Luna queda genial en estas fotos hechas con nuestro propio móvil!

MiniTrack LX3 de Omegon

La MiniTrack LX3 de Omegon es una minimontura que garantiza el éxito de la astrofotografía, con grandes angulares y teleobjetivos ligeros. La MiniTrack es compacta y se puede llevar a cualquier sitio. Con ella es muy fácil sacar bonitas fotos del cielo estrellado, incluso sin tener demasiada experiencia en astrofotografía.

N 200/1000 Explorer BD NEQ-5 de Skywatcher

¿No sería genial poder empezar a practicar la astronomía sin complicaciones? El telescopio 200/1000 Explorer de Skywatcher es un trampolín al mundo de las nebulosas y las galaxias. Gracias a su gran luminosidad, es capaz de captar objetos tenues a través de su espejo principal de 200 mm. Es un instrumento ideal para jóvenes a partir de 14 años y para adultos a los que les encantaría pasarse la noche entera observando el cielo.

N 150/750 PDS Explorer BD EQ-3 Pro SynScan GoTo de Skywatcher

Para encontrar incluso las nebulosas más tenues de forma automática: todo un reto para el hombre, pero una tarea sencilla para el 150/750 PDS Explorer SynScan de Skywatcher. Lleva integrado un ordenador con control GoTo que le permite aproximarse a cualquier objeto deseado de forma totalmente automática. En cuestión de minutos alcanza objetos a años luz de distancia, ¡algo imposible incluso para la Enterprise!

Conclusión

Las primeras experiencias en la observación del cielo nocturno son decisivas para que los niños acaben por amar u odiar la astronomía. Normalmente su viaje personal por el Universo empieza con "su primer libro" de astronomía y "su primer telescopio". ¿Todavía tiene alguna duda sobre cuál es el telescopio adecuado? Muchos de nuestros astroexpertos desarrollaron su pasión por la astronomía ya desde su más tierna infancia y también tuvieron su "primer telescopio". ¡Estamos a su disposición para asesorarle!

26.01.2021
Ofrecemos envíos por todo el mundo
Moneda
Servicios
Asesoramiento
Contacto
Universe2Go